Once puntos buenos obtuvieron los ganadores del rodeo comunal de Santo Domingo: Emilio Martínez y su hijo Joaquín de solo 10 años se quedaron con el primer lugar de este evento deportivo tradicional en la Comuna Parque.

Fueron más de 60 las colleras que llegaron el pasado fin de semana hasta la medialuna de San Enrique. De ellas 20 pasaron al champion durante la tarde del domingo que después de correr el cuarto animal dejó en el tercer lugar a Felipe Ampuero y Juan Carlos Pérez, y en el segundo lugar a Francisco Ampuero con Juan Carlos Pérez.

“Esta es una comuna con mucha historia, campo y tradiciones, y es por eso que como municipalidad en conjunto con los vecinos a través de los clubes de rodeo de Santo Domingo, hemos desarrollado ya por varios años este evento, atendiendo a esa tradición y a esa identidad de nuestras localidades rurales y a su gente, que hoy están corriendo y son los protagonistas de este rodeo”, dijo el alcalde Fernando Rodríguez. Y agregó: “Esta es una muy linda fiesta, con mucho público en una mediluna en la que hemos trabajado e invertido. Las galerías todos los años las vamos agrandando y todos los años se nos hacen más chicas, así que eso habla bien del éxito que ha tenido este rodeo y cómo año a año va captando mayor público. El rodeo está más vivo que nunca en Santo Domingo”.

Tal como indicó el edil de la Comuna Parque, el evento fue organizado por el Club de Rodeo de Santo Domingo, el Club de Rodeo de San Enrique, El Club de Rodeo de El Convento y la Municipalidad de Santo Domingo.

“Hacemos una muy buena evaluación de este rodeo. Tuvimos una gran cantidad de colleras participando y además el público. Hubo mucha gente ambos días”, comentó Alberto Núñez tesorero del Club San Enrique.

Los ganadores de este rodeo eran padre e hijo y la emoción de ser triunfadores quedaba a la vista: “Hace siete años que no andaba a caballo, hace 15 días decidí correr con él (su hijo) y ganarnos un champion altiro no puede ser más emocionante”, dijo Emilio Martínez. Y agregó: “Ojalá que el rodeo no se pierda en el tiempo, es una tradición muy bonita. Mi papá me enseñó a andar a caballo a mí y a mi hijo”.

Cerca de las ocho de la noche del día domingo se realizó la entrega de premios a los ganadores, entre los que también se incluyó el movimiento de rienda y el sello de raza, además de la coronación de las reinas del rodeo, quienes luego del paseo por la medialuna bailaron un pie de cueca con los campeones.